Ser padres jóvenes y no morir en el intento

Actualizado: abr 7



Esta sociedad ha comenzado a vivir la nueva ola liberal donde se abren cada vez más nuestras mentes, Aunque del otro lado todavía están las personas o familias que viven de prejuicios y el qué dirán, es muy importante la palabra “aceptación” y cualquier acto que ponga en tela de juicio esto es desaprobado por los mismos.

Ser padres jóvenes es una de esas cascaritas de aprobación, un hecho como este puede provocar una crisis personal, familiar, social y amistosa. Lo que normalmente recomiendan es “disfruta tu vida”, “Lograr tus sueños”, “No cometer ese tipo de errores”, “No dañarse la vida” porque socialmente está mejor visto, terminar la universidad, tener éxito profesional, economía estable, madurez adulta y ahí sí pensar en hijos.

Pero que pasa si... sucede, sea porque lo buscamos, no tomamos precauciones o simplemente sucedió.



La Familia: Es ese núcleo de amor perfecto que las películas siempre han catalogado como el único apoyo que uno puede tener en la vida. Confrontar la familia sobre un embarazo temprano es lo más duro ya que viéndolo desde otras perspectivas “Se sienten defraudados” en algunas ocasiones avergonzados, porque según ellos no vamos poder a llevar acabo nuestros proyectos y tiramos a la borda todo el futuro. La familia en muchas ocasiones es dura hasta el punto de ser cruel, se preocupa tanto por el proyecto de vida perfecto que olvida lo que verdaderamente debe hacer en estos casos, apoyar la nueva familia.



Los Amigos: Son esa familia que escogimos, los que están siempre porque el lazo que une la amistad son de lealtad, empatía, incondicionalidad, sinceridad y el compromiso. Son siempre los primeros en saber, incluso son los testigos de ese enamoramiento que termina en la labor de ser padre. Todos reaccionan de diferente manera, están los amigos moralistas que a través de ejemplo y charlas emocionales nos aseguran que todo va a estar bien y los amigos extremistas que nos ofrecen soluciones irresponsables que nos terminan haciendo daño.



La Pareja: Vamos a centrarnos en dos tipos de pareja. La primera son los típicos novios enamorados que después de un tiempo de ese hermoso romance se convirtieron en padres, lo afrontaron de una manera madura y responsable y hoy en día son ejemplo de perseverancia amorosa. La segunda pareja son los amigovios, amantes, machuques o ganado que después de muchos encuentros sexuales se embarazaron, a pesar de muchos intentos tormentosos para mantener la relación prefirieron separarse, a duras penas se hablan para asuntos estrictamente de lo único que los une, su hijo. De manera independiente son excelentes padres con mucha responsabilidad y empeño se aseguran de darle todo el amor que necesita el pequeño.


No es el fin del mundo.

En mi experiencia personal, no es un secreto que convertirse en madre o padre requiere de ciertos sacrificios, eso si quieres ser uno de los buenos.

Lo que no se imaginan es lo bonito, satisfactorio y estimulante que es vivir para alguien, en vez de para sí mismo. Cuando eres joven tienes todas las energías para vibrar con tu bebé, entender que si nuestro mundo gira en torno a las personas que amamos es mucho más valioso y significativo. Si la juventud se trata de celebrar éxitos, perseguir nuestros sueños individuales apoyados de un ser con infinito y puro amor se hace más interesante. La clave está en ver la vida de una nueva manera, un hijo no hace la vida más difícil, la hace distinta; puedes salir, viajar, socializar y divertirte solo que a su ritmo de una manera creativa que siempre te deja satisfecho emocionalmente.

La etapa de crecimiento de tu hijo siempre será una nueva divertida aventura, aprenderás un nuevo lenguaje, el del amor verdadero, tener a tu lado un ser pequeño e indefenso que depende de ti y que a pesar de todos los problemas que puedas tener, siempre te estará esperando de manera desinteresada. No todo es perfecto, habrá noches largas y días difíciles pero todo siempre valdrá la pena.

En definitiva no existe una edad adecuada para ser padre, lo que sí es seguro es que si lo eres o lo vas a ser, asegúrate de tener un futuro de bienestar absoluto para tu bebé, pero lo más importante vibra con la idea de amar una persona más que a ti mismo y tener muchos más años para disfrutar de ello.



#MeQuedoEnCasa






0 vistas
SÍGUENOS
  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • White Instagram Icon
  • YouTube B&W

© [2017-2018"] "Eventos Manizales"]

Fotografía-Agustin Salvar